La campaña Banca Armada moviliza a los estudiantes universitarios a favor de un carné ético

La campaña Banca Armada moviliza a los estudiantes universitarios a favor de un carné ético

La Campaña Banca Armada ha puesto en marcha una iniciativa para sensibilizar al alumnado universitario de la necesidad de exigir que los carnés de estudiantes no estén vinculados en bancos que financien la industria militar y fósil. La acción #VolemCarnetÈtic quiere informar de las alternativas y apoyar a las entidades de finanzas éticas.

La acción #VolemCarnetÈtc, promovida por SETEM Catalunya, conjuntamente con las entidades que formamos parte de la campaña Banca Armada, el Centro Delàs de Estudios por la Paz, Col·lectiu RETS, FETS – Finançament Ètic i Solidari, Justícia i Pau, el Observatori del Deute en la Globalització (ODG),  AA-MOC Antimilitaristas y la Fundació Novessendes; informará los estudiantes de la necesidad de exigir a sus rectorados un cambio en la elección de las cuentas corrientes que se ofrecen a los universitarios cuando se lleva a cabo la matrícula. Hasta ahora, los carnés están vinculados a bancos que obtienen beneficios en la fabricación y exportación de armas, como el Banco de Santander, que junto con BBVA y Caixa Bank, financian la industria militar. En estos carnés no solo aparece el logo de la entidad bancaria, sino que ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta corriente. La acción se ha iniciado en la UAB y se irá difundiendo en varias universidades, en que se repartirán pegatinas para sustituir el logo de los bancos tradicionales en los carnés de estudiantes.

La alternativa: la Banca Ética

La Campaña quiere denunciar públicamente las instituciones bancarias que son responsables de prácticas poco éticas, como por ejemplo obtener beneficios de la fabricación y exportación de armas, y exige un cambio de políticas que impliquen la finalización de toda relación con empresas socialmente irresponsables que fomenten la industria militar, en este caso desde el ámbito académico.

Como alternativa a la “banca tradicional” que opera con un único objetivo, el económico, hay la opción de la Banca Ética, que hace compatible la rentabilidad económica con el respecto a los derechos humanos y el medio ambiente. Lo consigue invirtiendo únicamente en proyectos con valor añadido para la sociedad desde un punto de vista social, medioambiental, cultural, educativo, etc… facilitando a sus clientes la posibilidad de saber dónde se invierten sus ahorros.



Publicaciones relacionadas
 11/11/2019

Líneas de investigación:
Destacamos: ¡Nueva webapp Pacifistapp para estar conectada a la actualidad del pacifismo, el desarme y la desmilitarización!